Gas Natural Licuado

Una mirada al futuro del gas en Colombia y en el mundo

  • El futuro de la industria con emisiones más limpias

    blog 3

    No es un secreto que las grandes industrias a nivel mundial que usan como combustibles el carbón y combustibles fósiles líquidos han sido siempre criticadas por su contaminación al medio ambiente, sus emisiones liberan CO2 contribuyendo de manera negativa con el calentamiento global y material particulado que afecta el aire que respiramos en las ciudades. Sin embargo, hoy en día hay una gran solución para que las grandes industrias cambien esa percepción e imagen frente a la sociedad.

    El Gas Natural, siendo un combustible limpio y muy competitivo, permite a las industrias ser amigable con el medio ambiente, pues no solo reduce los índices de contaminación de manera significativa, sino que también trae otros beneficios para la industria con miras a la innovación y el crecimiento.

    Aunque en Colombia el uso más conocido del gas natural es el doméstico y el de los automotores de servicio público, con más de 600.000 vehículos que se alimentan de este combustible para su funcionamiento, también existen otros usos, no tan conocidos, que ayudan a reducir el índice de contaminación en el país.

    En este sentido, industrias que fabrican acero, vidrio, cerámica, metales, entre otros, hoy en día realizan procesos en sus plantas con gas natural, por ejemplo, la fundición de metales, el gas es utilizado para alcanzar altas temperaturas necesarias en estos procesos. La industria textil no se queda por fuera, pues el uso de este combustible permite el calentamiento directo por convección, en sustitución del tradicional sistema de calentamiento mediante fluidos intermedios, con el cual se obtienen ahorros energéticos entre el 20% y el 30% aproximado frente a la electricidad. Los alimentos, al ser cocidos y secados en procesos que utilizan el gas natural como combustible, permite cumplir las exigencias de calidad ISO que son fundamentales para la exportación.

    Además de los anteriores procesos térmicos descritos, estas industrias tienen una gran oportunidad de utilizar la energía de manera más eficiente; esto se logra a partir de procesos de cogeneración, en donde pueden autogenerar la energía eléctrica que necesitan y recuperar las emisiones para sus procesos térmicos como calentamiento de agua, secado, entre otros, con lo que pueden lograr ahorros importantes y eficiencias en su matriz energética.

    Por estas razones el gas natural hoy en día está reemplazando el carbón, el fuel oil, el kerosene y la leña en múltiples procesos industriales, dado su alto rendimiento, contribución con el medio ambiente y competitividad. Un caso para resaltar es el camión recolector de basuras, que ya pasó su examen final en Bogotá.  A finales del año pasado se realizó una prueba piloto y se demostró una reducción considerable de la contaminación que emite y, además, generando ahorros a los operadores de las concesiones. Los resultados de las pruebas realizadas en condiciones reales demostraron la reducción de material particulado en un 95% y 91% frente a un vehículo tradicional y la disminución de CO2 en un 25%. 

    Esta prueba, como la inauguración reciente de la planta de Coca-Cola FEMSA cuya principal fuente de energía proviene en más del 90% de gas natural, son pruebas fehacientes de hacia dónde se traza el camino de la industria para que sea sostenible, próspera y amigable con el medio ambiente.

  • Gas, el futuro de la manufactura en Colombia

    Acería - Brochure

    Desde el 2016 se viene marcando una tendencia en el sector industrial con el uso del gas natural como combustible alternativo para la producción, motivadas por los grandes beneficios que provee este combustible.

    Mejores productos, buena reputación, mayor productividad y economía son algunos de los valores agregados que les ofrece el gas natural a las empresas de diferentes sectores para su producción. Sin embargo, no es algo nuevo, pues desde hace aproximadamente 5 años, ya existen varias empresas a nivel nacional que mueven sus plantas con gas, dónde cada una de ellas consume anualmente cerca de un millón de metros de pies cúbicos (Mmpc o MPCD).

    ¿Qué impulsa a las industrias a utilizar gas en sus fábricas?

    Una de las motivaciones más grandes es la tendencia actual de la responsabilidad con el medio ambiente. Mucho se ha dicho que las grandes fábricas a nivel mundial han acabado con la capa de ozono y la calidad del aire generando en sus procesos industriales gases de efecto invernadero. Otro valor agregado que ofrece el gas como combustible en las grandes industrias es el factor económico, pues, aunque tiene un mayor precio por unidad energética, no acarrea costos de almacenamiento, tiene una menor frecuencia de mantenimiento en los equipos y no debe ser constantemente monitoreado -a diferencia del combustible tradicional-.

    Recientemente la embotelladora de Coca-Cola Company; Coca-Cola FEMSA, inauguró su nueva planta, que utiliza más del 90% de la energía contenida en el gas natural, convirtiéndose en una de las más modernas de América Latina. Para Coca_Cola FEMSA los beneficios energéticos y medioambientales son importantes ya que la planta pretende tener altos estándares de sostenibilidad y ser la más amigable con el medio ambiente, cosa que, en otra época, sonaría como un simple ideal muy alejado de la realidad, pero hoy en día es posible gracias al gas natural.

    Sin embargo, la reputación y la economía no son las únicas ventajas que trae el uso del gas en las grandes industrias. Los procesos de producción presentan varias ventajas, púes, por ejemplo, al usar gas natural se puede regular con mayor precisión para mantener una temperatura constante, no requiere preparación previa a su utilización y su combustión se puede finalizar de forma instantánea.

    En últimas, el futuro de las grandes industrias traza una ruta favorable hacia el gas natural como su principal combustible, pues como ya se dijo anteriormente, ayuda a mejorar la reputación de cada empresa que lo utilice por sus beneficios medio ambientales; mejora la productividad brindando un 25% más de eficiencia que el combustible tradicional y reduce los gastos de producción.

  • Termoeléctricas para enfrentar el Fenómeno del Niño

    Termoelectrica_TGI

    El fenómeno del niño es clasificado como uno de los eventos climáticos más impactantes del planeta tierra debido a sus consecuencias en daños económicos, en pérdidas humanas y afectaciones en los comportamientos climáticos.

    Dentro de las grandes amenazas que representa este fenómeno, se encuentran los efectos negativos en la producción de energía eléctrica debido a las difíciles condiciones climáticas que se presentan durante esta época, pues varias de las hidroeléctricas dejan de funcionar y se ven obligadas a suspender sus servicios, sin embargo, la demanda suele incrementar en un 5% aproximadamente por las intensas olas de calor y esto agrava la situación.

    Durante el año 2016, dónde se presentó uno de los fenómenos más fuertes en los últimos 50 años, el país se vio obligado a programar un racionamiento del 5% de la demanda total durante 6 semanas. Esto llevó al gobierno colombiano a tomar decisiones drásticas como incrementar entre $400 y $3.000 pesos en la factura de energía e inclusive importarla desde Ecuador para poder abastecer las necesidades del pueblo y de la industria.

    Sin embargo, hay una luz de esperanza cuando llega el Fenómeno del Niño y son las termoeléctricas, que han alcanzado altos niveles de abastecimiento al no verse tan afectadas por estos patrones climáticos. Inclusive, en las pasadas temporadas donde las hidroeléctricas limitaban la generación de energía, las termos producían hasta 80 GWh.

    Cabe resaltar que para el gobierno se ha vuelto una prioridad el abastecimiento de gas a estas termoeléctricas, puesto que son la solución a las problemáticas de energía. Debido a que en el pasado del país vivió crisis energéticas como la del gobierno de Cesar Gaviria, quien adelantó la hora como salida para disminuir el impacto del fenómeno del Niño. Sumado a esto, las hidroeléctricas de Guatapé y Termoflores han sufrido daños, que han causado un impacto negativo en la industria y los consumidores sin embargo las termoeléctricas han logrado cubrir ese impacto de manera muy efectiva.

    Bajo este panorama, con la Regasificadora del Valle se lograría un gran avance no solo para esa región, sino para el país en general, pues la implantación y funcionamiento de esta planta, dará una capacidad de almacenamiento de 170.000 m3 de gas natural licuado (GNL), disminuyendo también la volatilidad del precio debido a la escasez de energía eléctrica durante las épocas de fenómenos del Niño.

    El abastecimiento de gas a través de la regasificadora, generaría una tranquilidad en las diferentes industrias, en especial en el Valle del Cauca, pues la disponibilidad de energía determina la competitividad de una región porque de ella dependen los costos operativos de las industrias.

  • Gas Natural Licuado enciende la llama de la oportunidad

    Gas Natural Licuado

    Tanto el gobierno como el sector privado han dedicado años de investigación para encontrar nuevas soluciones de combustible para minimizar el impacto negativo en el planeta y reducir los costos de los actuales suministros que proveen los combustibles fósiles. En este camino, varios países han logrado avances para generar nuevas alternativas energéticas como Estados Unidos, Japón, China y Corea del Sur, entre otros, que han puesto sus ojos y depositado su confianza en el Gas Natural Licuado - GNL.

    Este nuevo combustible, no solo es amigable con el medio ambiente, reduce los costos y se convierte en una alternativa energética para la industria y el consumo. Es por esta razón, que los gobiernos están trabajando fuertemente en el GNL, un ejemplo es la Unión Europea que ha decidido impulsar su uso como combustible habitual de transporte marítimo para minimizar las emisiones de óxidos de azufre (SOx), óxido de nitrógeno (NOx) y el dióxido de carbono (CO2) de los combustibles marítimos convencionales. 

    Por su parte, China en el segundo importador de GNL a nivel mundial, después de Japón, ha logrado reducir el smog promoviendo el uso de este gas a cambio del carbón en las zonas industriales, lo que significa un incremento de 19% en la demanda de Gas Natural Licuado y la importación de 29.2 millones de toneladas, los primeros diez meses del 2017, según muestran los datos oficiales del gobierno chino. 

    Colombia no es ajena a este panorama, el consumo de gas natural ha aumentado un 60% durante la última década. Según el Informe de Balance de gas natural 2017-2026, publicado el 13 de octubre de 2017, el país cuenta con reservas de producción de gas medido de 12.6 años, pero la cifra se reduce a 4 años en 2025 y a un año en 2029. 

    Sumado a esto, Colombia se enfrenta a fenómenos climáticos como El Niño, que pueden tener un periodo incluso de hasta seis meses, que genera una mayor demanda de gas natural, por lo tanto, se convierte en la alternativa más competitiva para las termoeléctricas y es su fuente de respaldo, lo que implica que el país se prepare para demanda de este combustible. Además, la proyección del balance comercial de este gas presenta un déficit que podría darse entre el 2023 al 2028, y que debe ser gestionado desde ya para garantizar el suministro y consumo nacional y permitir el abastecimiento para los diferentes sectores.

    Es así como la Planta de Regasificación del Valle se perfila como una fuente necesaria para seguir garantizando la disponibilidad de gas natural en el país y evitar escenarios de racionamiento, y dependencia exclusiva de las reservas y del gas que suministra la cuenca atlántica. Aunque este proyecto se encuentre aún en fase de estructuración de pliegos y se proyecten tres años de construcción, será una solución a largo plazo que no solo beneficiara al sector, también impactará en la economía y desarrollo de toda una nación.

  • [+]